Carisma

El carisma específico es: Servir a la causa de la inculturación del Evangelio por medio de la difusión de la doctrina católica en todos los ambientes sociales, culturales, pastorales y familiares, y por todos los medios posibles, para que en Cristo “tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10,10).

Estamos consagradas a Dios plenamente mediante la profesión de los Consejos Evangélicos de castidad, pobreza y obediencia en medio del mundo y desde dentro del mismo, ejerciendo nuestra profesión siendo seglares, dando testimonio a fin de hacer realidad nuestro carisma, mediante la difusión de la Palabra de Dios, en todos los ambientes siguiendo a Cristo nuestro modelo, entregando nuestra vida totalmente al Padre, pronunciando el “hágase en mí” a imitación de María en el misterio de la Anunciación, bajo el título de “Santa María Virgen del Sí”.

Espiritualidad

El alimento espiritual lo encontramos en la ORACIÓN y en la EUCARISTÍA, invocando la intercesión de Santa María Virgen del Sí Patrona de nuestro Instituto. Con la seguridad de que no somos nosotras las que hemos elegido a Cristo, sino que es Él quien nos ha elegido y ello debemos reflejarlo de forma, que estando en el mundo e insertas en las realidades terrenas, llevemos una vida interior tan profunda, como si viviéramos apartadas del mundo.

Misión

Convencidas de que en el mundo existe una gran confusión respecto a los valores sociales, morales, cristianos y religiosos, nuestro apostolado lo estamos desarrollando en el campo cultural, entregadas totalmente al servicio de los demás.